EMDRemocionesestado emocionalPsicologíaPsicoterapiaTerapiasTraumas

ENCANTADA DE CONOCERTE, EMDR

By octubre 22, 2021mayo 14th, 2024No Comments

Encantada de conocerte…. EMDR

Estaba estudiando psicología, cuando una muy buena amiga se vio rodeada de los poderosos tentáculos de la ansiedad. Me vino a explicar sus sufrimientos, porque un trastorno de ansiedad hace sufrir muchísimo. Yo, como amiga, la escuché, le ofrecí un hombro donde llorar y me alegré cuando me dijo “voy a ir a una psicóloga para que me ayude”. Empezó a visitarse con una buena psicóloga y un día llamó al timbre de mi casa, tal y como otras veces había hecho. Pero esta vez, no era para buscar apoyo (porque mi amiga era una valiente, que buscaba apoyo cuando lo necesitaba). Pero no: esta vez, al abrirle la puerta, su expresión era otra muy distinta. Era una expresión de “revelación”, despierta, libre…. Acompañada de una frase imperativa “TIENES QUE ESTUDIAR EMDR”. Esa fue la primera vez que yo oí hablar de “esto”. ¿de qué? Le dije yo. “Apunta: E – M – D – R” me dijo ella. Es genial, ¡me ha ayudado tanto! ¡Tienes que estudiarlo, Mayte, tienes que estudiarlo!

Busqué por Internet y averigüé que era un tipo de terapia para tratar traumas psicológicos, que hacía mover los ojos, que ayudaba a “reprocesar” experiencias traumáticas…. Me pareció interesante. Pero, sobre todo, me pareció maravilloso que el sufrimiento de mi amiga se hubiese convertido en alivio, mi amiga había vuelto a ser la que era antes de padecer esa ansiedad que la transformó. Mi amiga volvió a sonreír, a confiar, a ser feliz. Yo quería aprender “eso” para ayudar a las personas que algún día vinieran a mí. Y así fue, acabé la carrera, hice un máster… y finalmente, me formé en EMDR. Ahora puedo ayudar a mucha gente a liberarse de su pasado, a reaprender a vivir, a ser feliz.

Bien, y ¿qué es EMDR?

EMDR son las siglas en inglés de “desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares”. Se basa en la teoría del Procesamiento Adaptativo de la Información. ¿Cuál es esta teoría?: nuestro cerebro digiere todas nuestras experiencias a través de un sistema natural, durante el cual, las emociones, pensamientos, imágenes, son procesadas, desechándose lo que no sirve, y guardándose lo que luego constituirá nuestro aprendizaje. Por eso es un procesamiento adaptativo: aprendemos lo que nos sirve a partir de las experiencias vividas. Pero, ¿qué pasa cuando vivimos algo emocionalmente muy intenso? Ese procesamiento se interrumpe, y queda guardada la experiencia de forma ruda, sin procesar, con pensamientos, imágenes, olores, ruidos… tal cual se vivieron, y con las emociones tal cual se sintieron. Ese es el origen del trauma: algo que, cada vez que se activa, te vuelve a hacer sentir como si aquello que te ocurrió estuviera sucediendo otra vez.

¿qué hace EMDR?:

Una vez localizado la experiencia no procesada, el terapeuta induce el proceso natural del cerebro para procesarla mediante series de movimientos oculares, desde un entorno seguro como es la consulta y con los recursos necesarios para poderla procesar. Una vez finalizado el procesamiento, la experiencia ya no se revive, queda guardada como un recuerdo adaptativo, desagradable, pero ya no se vive en el presente, sino que se siente como algo pasado.

Un terapeuta EMDR pregunta por el pasado, por la infancia, incluso por el parto… ¿por qué hay que preguntar por la infancia? Porque en un cerebro de niño, no formado completamente, se pueden dar mucho más frecuentemente esos “bloqueos” de procesamiento de las experiencias vividas. La infancia y la adolescencia son etapas vulnerables, en la que se viven muy intensamente las emociones, y donde tienen lugar la mayoría de los aprendizajes que dan lugar a creencias sobre nosotros mismos. Las creencias pueden ser adaptativas, es decir, posibilitadoras, o desadaptativas, es decir, limitantes, en la línea de “no valgo, no soy lo suficientemente bueno, no merezco, algo no está bien en mí, no tengo el control…”, creencias que aparecen cuando menos lo esperamos y que nos bloquean y nos impiden desarrollar todo nuestro potencial. Este proceso se ve claramente en los traumas “T”, es decir, esas experiencias altamente perturbadoras (guerras, violaciones, accidentes de tráfico, etc.), pero también puede ocurrir algo similar sin haber padecido esas experiencias tan adversas. ¿Quién no ha sido humillado por un mal profesor en educación primaria?, ¿a quién no le ha abandonado una novia o un novio sin piedad? Esa suma de traumas “t” puede dar lugar a los mismos síntomas.

He tenido la suerte de poder haber sido testigo directo como terapeuta de cómo niños y adultos se podían liberar de esos bloqueos, de esos nudos que les impedían realmente desarrollarse totalmente y llegar a ser felices. De cómo, mediante el procesamiento, han podido resurgir los recursos de la persona y conectarse directamente con esas experiencias negativas y convertirlas en fuente de resiliencia y de aprendizaje.

Además de mi propia experiencia, la investigación avala el éxito de este abordaje terapéutico: ha sido reconocida como la psicoterapia más efectiva para el tratamiento de los efectos del trauma por la OMS (Organización Mundial de la Salud), APA (Asociación Americana de Psiquiatría) y por el National Institute for Health and Care Excellence de Inglaterra.

Por tanto, no puedo más que agradecer a mi amiga que me pusiera en la pista de este tipo de psicoterapia, que tantas alegrías me está dando. ¡Encantada de conocerte, EMDR!