¿ Qué entendemos por duelo?

El origen del duelo proviene del latín y significa dolor. El ser humano ante una pérdida importante( no sólo puede ser física de alguien,también lo es, una ruptura de pareja,un cambio de vida, una enfermedad..)  debe pasar por un proceso de sentir dolor que es adaptativo y saludable. El duelo, duele y  el problema surge cuando este dolor se perpetúa en el tiempo y hace que nos quedemos atascados en la pérdida sin dejarnos avanzar y afectando a nuestra calidad de vida.

¿ Cuáles son las fases del duelo?

Una gran referente sobre el duelo  fue la psiquiatra Elisabeth Kübler Ross. Ella describe las siguientes fases:

  1. Negación. Es el shock inicial, nos cuesta creer que la pérdida nos ha ocurrido a nosotros, también es difícil creer que no volveremos a ver o a estar con esa persona.
  2. Ira. Puede manifestarse contra la persona que hemos perdido, contra nosotros o con personas externas . Algún ejemplo de ello sería: enfado por no haber tenido tiempo para despedirnos o estar enfadado con algún familiar por no haberse dado cuenta antes de la enfermedad o del problema. Incluso con la persona fallecida , por no haberse cuidado más o por dejarnos.
  3. Negociación. Antes de la pérdida aparece en forma de que haríamos algo para que no ocurra el desenlace final. Por ejemplo no volvernos a enfadar con la persona que muere o hacer lo que sea si nos dan otra oportunidad. Después de la pérdida, aparece el «¿ y si?» Y el «ojalá». Repasamos cada detalle por si hubiésemos podido impedir o evitar la muerte, la enfermedad, el accidente…. Esta etapa suele ir acompañada de culpa.
  4. Tristeza.  Aparece la sensación de gran vacío y se conecta con la tristeza profunda de la pérdida . Aunque puede asustar, es saludable conectar con ella y sentirla, para que pueda sanarse.
  5. Aceptación. No significa que aceptamos la pérdida pero si aceptamos la realidad y nos adaptamos a convivir con esa pérdida.

Algunos  pasamos todas las fases, otros solo algunas. El orden suele aparecer así, pero no siempre es lineal.Cada persona es diferente y no todos reaccionamos de la misma forma pero en general, es una buena orientación a la hora de enfrentarnos a la pérdida, ya que nos ayuda a entender lo que estamos sintiendo. 

¿ Qué señales debemos tener en cuenta para reconocer un posible duelo complicado?

Algunas señales serian:

  • El tiempo.Algunos estudios hablan de 1 a 3 años para realizar un duelo saludable. En muertes más traumáticas( hijos, accidentes, suicidios, asesinatos, no ver/encontrar el cuerpo…) entre 3 y 6 años. Si pasado este tiempo aún existe incapacidad o mucha dificultad de convivir con la pérdida es importante pedir ayuda.
  • Recurrir a conductas desadaptativas: Depresión, ansiedad,euforia,evitación, abuso de alcohol u otras sustancias, síntomas psicosomáticos, trastornos de sueño o alimentarios, hipocondría…
  • Intensos sentimientos de culpa que no remiten con el paso del tiempo.
  • Revivir continuamente el dolor de la pérdida. Tener pensamientos obsesivos y recurrentes con la persona que hemos perdido negando y no aceptando su pérdida. 

¿Qué puede ayudarnos a hacer un duelo saludable?

  • Escucharnos y permitirnos conectar con las emociones. No negar lo que sentimos.
  • Escribir una carta a la persona que hemos perdido o escribir lo que sentimos, es una forma de conectar con nuestro dolor y nos ayuda a liberarlo.
  • Hablar con personas con las que podamos expresarnos sin sentirnos juzgad@s y que nos escuchen el tiempo que sea necesario sabiendo que no se abrumaran o asustaran ante nuestro dolor.
  • No comparar tu pérdida con la de los demás porque solo te hará daño. Tú eres el único que sabe la magnitud de tu dolor y tu objetivo en tu duelo es reconocer de forma completa tu propia pérdida, verla como sólo tú puedes. Respétala y dale el tiempo necesario para poder sanar.
  • Si sentimos que estamos bloqueados y no conseguimos avanzar, pedir ayuda siempre es una buena opción  para realizar un duelo saludable.

Tras un duelo algo se rompe dentro de nosotros pero atravesando el proceso, esas piezas se pueden reconstruir de la forma más sana posible para convivir con nuestra pérdida. Conéctate!